Fenómeno de desgaste por abrasión

por: Hilary Otero


Conoce en qué consiste el fenómeno de desgaste por abrasión y cómo afecta a los materiales

La abrasión es la forma más común de desgaste. Existen muchos materiales que al desplazarse sobre una superficie transportadora ocasionan un deterioro significativo, pues se trata de partículas de mayor dureza que el metal de la máquina y la va deteriorando, en general son partículas minerales (arena, óxidos etc). Para corregirlo se debe recurrir a un recubrimiento de mejores especificaciones que la partícula abrasiva para, así, controlar el fenómeno y evitar que destruya las máquinas.

La solución debe estar pensada teniendo en cuenta la superioridad en la dureza de estas partículas respecto al material de la máquina que las transporta. De ahí que un sistema típico de revestimiento sea la soldadura de arco eléctrico. Hay diferentes sistemas de aleaciones que ofrecen una excelente protección contra el desgaste abrasivo. Sin embargo, antes de realizar el revestimiento se requiere tener un análisis completo del tipo de fenómeno de desgaste.

Hay muchas clasificaciones dentro del fenómeno de desgaste por abrasión. Puede ser de dos o tres cuerpos; de bajo, medio o alto esfuerzo, o una combinación de todos. El deterioro se presenta cuando el material se desplaza sobre la pieza, sin embargo, el desgaste puede ser más profundo si ese material está siendo presionado por otro cuerpo y se está desplazando a velocidades relativas, en estos casos el daño será mucho mayor.

No obstante el tipo de desgaste abrasivo que se esté presentando, siempre se llega a un punto en el cual la superficie se rompe y se derrama el material ocasionando el cese en la operación por deterioro de la pieza, lo cual representa grandes gastos para cualquier industria. Por esta razón es importante determinar qué tipo de abrasión es, a qué esfuerzo está sometida la pieza, y cuál es su mecanismo, para determinar cuál es el recubrimiento protector adecuado que se le debe dar para combatir el fenómeno de desgaste.

El límite de los revestimientos soldados es su dureza. Si las partículas abrasivas son más duras que el revestimiento, un revestimiento reforzado puede ser la solución. Los revestimientos reforzados están llenos de pequeñas partículas duras (ej. Carburos) ofreciendo una excelente protección contra el desgaste abrasivo.

Aprende más sobre este tema tomando el curso virtual sobre Fenómenos de desgaste que encuentras en Instituto Asteco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctenos

Carrera 54 No. 35-12 - Medellín-Colombia

(054) 444-0122

instituto@asteco.com.co

Ir a Top