empresas

Protección contra el desgaste y uso de energías alternativas como ayuda a la transformación verde de la industria

por: Marcos Echavarría Soto

Desde los años 70, en mayor medida con los estudios realizados por el Club de Roma, se visualizó el impacto que genera la demanda industrial, la disminución de los recursos naturales, el aumento poblacional, la producción alimenticia y la contaminación del medio ambiente.

Los datos no fueron alentadores. En resumen, los estudios mostraron que el ritmo acelerado de la industrialización y el crecimiento de la población, aceleran exponencialmente el agotamiento de recursos y del medio ambiente en general.

Así, el Club de Roma exhortó a industrias y gobiernos a tomar medidas para mitigar el impacto del desarrollo.

Desde entonces, aunque no con la fuerza necesaria, muchas empresas (especialmente europeas) implementaron planes para mitigar su impacto ambiental. Así, estudiaron factores de impacto y atacaron desde el ámbito productivo y conservacionista a los principales generadores del deterioro ambiental.

Sin embargo, el deterioro de la calidad de vida y el desgaste ambiental son evidentes. A pesar de los estudios realizados periódicamente desde el primer informe del Club de Roma.

Las necesidades actuales, la búsqueda de la comodidad, el crecimiento de la industria y la poca preparación para el crecimiento demográfico, incalculable por parte de nuestros gobiernos, han hecho que la contaminación en las ciudades llegue a límites altísimos.

Esto ha llevado a que gobiernos locales tomen medidas restrictivas sobre el parque automotor, uno de los principales contaminantes. Así, han promovido la inmovilización de los vehículos en ciertas horas. También han reubicado industrias para tratar las emisiones de empresas que se encuentran en el interior de las ciudades.

Estas medidas generan, además de lo deseado a nivel ambiental, repercusiones económicas. El desplazamiento de las empresas y las restricciones en movilidad afectan directamente el comercio, la productividad y la dinámica social.

Diferentes empresas implementan procesos sostenibles

Sumado a estas medidas restrictivas, diversas empresas con interés social y ambiental han desarrollado programas de producción verde. De esta manera, controlan sus emisiones de partículas al aire y tratan y reutilizan las aguas de posproducción. Además, destinan los materiales utilizados a sistemas de reciclaje y de utilización de biomasa para generar combustibles.

Es así como logran reducir el uso de combustibles fósiles e implementar energías alternativas y estudios tribológicos y terológicos para prolongar la vida útil de las piezas, entre otros.

La industria cementera ha sido pionera en innovación e investigación enfocada en la producción amigable con el ambiente. Argos en Colombia y Cementos Progreso en Guatemala son las empresas con mayor uso de energías alternativas.

El ejemplo más significativo es la implementación de su programa de “coprocesamiento”. Una práctica que emplea los desechos industriales como combustibles y que en Europa se utiliza desde los años 70.

Argos y Cementos Progreso han implementado el “coprocesamiento” en sus plantas de Centro América y EE.UU. Allí, aprovechan las llantas desgastadas como combustible para los hornos de cemento. De esta manera, disminuyen la huella que estos materiales dejan en el ambiente. No solo como desechos mal depuestos, sino como altos contaminantes en su proceso de degradación térmica.

Estudios tribológicos

Otro factor importante que ha tenido la industria cementera para con el medio ambiente, ha sido la implementación de los estudios tribológicos. Con dicha implementación buscan alargar la vida útil de los elementos de máquinas. Entre estos procedimientos se encuentran el uso de aleaciones especiales, materializadas en materiales de aporte (soldadura), placas antidesgaste Castodur Diamond Plate (CDP), etc.

Esto también ha modificado la dinámica de las plantas cementeras, su funcionamiento, eficiencia y sus procesos de mantenimiento. Con la utilización de aleaciones especiales, como los carburos complejos, logran aprovechar sus características de resistencia a fenómenos de desgaste. Dichas aleaciones resisten hasta 25 veces más que los materiales convencionales (ver tabla, resultados ensayos G 65). Así, la emisión de material particulado disminuye y se reducen los contaminantes.

Empresas

La optimización de los elementos de las máquinas ha hecho que los paros por mantenimiento se hagan con menos periodicidad. Ver artículo lucro cesante.

El impacto positivo de estas prácticas verdes no solo se aprecia en la disminución de la huella de carbón por parte de las empresas que las practican, también se ven reflejados en la disminución de los costos de producción, en la vida útil de las máquinas de producción, entre otros.

El uso de energías alternativas y de recubrimientos que aumentan la vida de las máquinas, ha dado excelentes resultados en lo que a sostenibilidad se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctenos

Carrera 54 No. 35-12 - Medellín-Colombia

(054) 444-0122

instituto@asteco.com.co

Ir a Top