Torneado de acero templado

por: Instituto Asteco

Es un gran desafío el mecanizado de piezas templadas porque requieren muy buenas condiciones de sujeción, maquinas que tengan la potencia suficiente y herramientas especiales para el proceso de mecanizado en duro.

El torneado de acero templado de una dureza típica de 55–65 HRC se define como torneado de piezas duras y es una alternativa rentable al rectificado. El torneado de piezas duras ofrece una mayor flexibilidad, mejores tiempos de entrega y mayor calidad.

Las calidades de nitruro de boro cúbico (CBN) son el material de herramienta de corte por excelencia para torneado de piezas duras de aceros templados por cementación e inducción. Para aceros de una dureza aproximadamente inferior a 55 HRC, use plaquitas cerámicas o de metal duro.

Recomendaciones:

  1. Una buena estabilidad de la máquina, además de una sujeción y una alineación adecuadas de la pieza son esenciales.
  2. Como referencia, suele resultar aceptable una relación entre la longitud y el diámetro de la pieza de hasta 2:1 en el caso de las piezas que solo se sujetan por uno de los extremos. Si se utiliza un contrapunto adicional, esta proporción puede ampliarse.
  3. Tenga en cuenta que un diseño térmicamente simétrico de cabezal y contrapunto aporta una estabilidad superior.
  4. Utilice el sistema Coromant Capto®
  5. Minimice todos los voladizos para maximizar la rigidez del sistema.
  6. Plantéese utilizar barras de mandrinar con mango de metal duro y herramientas antivibratorias Silent Tools para torneado interior.
  7. El torneado de piezas duras sin refrigerante es la situación ideal y es totalmente factible. Tanto las plaquitas de CBN como las de cerámica toleran temperaturas de corte elevadas, de modo que se eliminan los costes y dificultades asociados a los refrigerantes. Determinadas aplicaciones pueden requerir refrigerante para, por ejemplo, controlar la estabilidad térmica de la pieza. En estos casos, garantice un caudal de refrigerante continuo durante la operación de torneado completa. Por lo general, el calor generado durante el mecanizado se distribuye entre la viruta (80 %), la pieza (10 %) y la plaquita (10 %). Esto demuestra la importancia de evacuar la viruta de la zona del filo.
  8. Evite las rebabas
  9. Mantenga unas tolerancias dimensionales estrechas
  10. Produzca el chaflán y los radios en la fase blanda
  11. No entre o salga de los cortes de forma abrupta
  12. Entre o salga de la pieza interpolando.

Síguenos en Facebook, Instagram y LinkedIn para conocer más información de la industria metalmecánica y nuestra participación y aporte como empresa. También puedes encontrar información de valor en nuestra sección de noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + 1 =

Contáctenos

Carrera 54 No. 35-12 - Medellín-Colombia

(054) 444-0122

instituto@asteco.com.co

Ir a Top