ISO 55000 Gestión de Activos: Una norma para cumplir requerimientos o una necesidad para ser competitivos

por: Instituto Asteco

Estamos viviendo una generación en que las normas son parte de la vida empresarial y profesional, es una forma de demostrar que estamos haciendo las cosas bien, pero a veces debemos cuestionarnos ¿lo hacemos por cumplir requerimientos del entorno empresarial?, ¿lo hacemos para mejorar la imagen?, ¿lo hacemos por que buscamos ser competitivos?, ¿lo hacemos para garantizar la sostenibilidad de nuestras empresas o lo hacemos para cumplir los objetivos organizacionales? Preguntas como estas deben ser resueltas, para definir como llegar a cumplir nuestra misión, visión, política, planes, objetivos y valores de forma adecuada.

Las normas son herramientas que nos deben garantizar, entre otras, mejorar el rendimiento financiero, informar sobre las decisiones de inversión, manejar el riesgo, garantizar la responsabilidad social, mejorar la eficiencia y la eficacia, satisfacer al cliente, evidenciar el acatamiento de requerimientos legales y regulatorios, demostrar que el desarrollo sostenible se toma en cuenta a lo largo del ciclo de vida.

La dinámica agitada de las economías globales está conduciendo a las organizaciones a la búsqueda y adopción de nuevos modelos que les permitan lograr un nivel adecuado de rentabilidad, alineado a la sostenibilidad de su negocio. Y esto ha hecho que la Gestión de Activos sea una herramienta fundamental en el logro de estos objetivos.

No hay recetas mágicas para todo esto, sin embargo, es posible lograr ser competitivos, trabajando con normatividad, como la ISO 55000, que establece metas claras, define tácticas y estrategias, diagnóstica el estado actual de nuestra organización, define procedimientos estandarizados, etc., para alcanzar el logro de nuestros objetivos en particular. También es importante asegurarse de que los riesgos potenciales asociados con cada iniciativa de innovación, mejora propuesta o cumplimiento de normas, estén completamente identificados, evaluados y tratados previamente.

Las normas nos obligan a cambiar paradigmas, ser inteligentes, ser veloces y eficientes, trabajar en equipo y tener disciplina en todas las áreas, cambiar la forma de pensar y actuar. Nos obliga a trabajar de forma integral y conjunta, especialmente con las personas, los procesos, el conocimiento, la estructura organizacional, los activos físicos, la estrategia, los costos, la mejora continua, y demás componentes en el desarrollo de las actividades industriales.

Las nuevas exigencias impulsan a las empresas al uso de estrategias que han sido aplicadas en muchas compañías exitosamente, fortaleciendo el desempeño global, optimizando costos, reduciendo riesgos, mejorando la imagen, disminuyendo el impacto ambiental y consolidando los resultados del negocio; las empresas líderes reconocen que su función es una responsabilidad de todo su personal. Las compañías están aprendiendo a reconocer que cualquier miembro de la organización está involucrado en la confiabilidad de sus activos, sistemas o instalaciones. Las compañías han comenzado a darse cuenta de la importancia de la gestión de activos como una estrategia de empresa que, aplicada apropiadamente, tendrá como resultado el mejoramiento continuo de la organización.

Desarrollar y aplicar un modelo de gestión integral de activos, requiere de esfuerzos y conocimientos significativos. La mayoría de las compañías tienen dificultad en encontrar suficientes recursos para implementar esta estrategia, mientras se continúa administrando las instalaciones, es acá donde nosotros debemos encontrar la forma en que todo sea sencillo y efectivo y definamos garantías para el cumplimiento de nuestros objetivos.

En resumen, el propósito de la gestión integral de activos es integrar diferentes herramientas, apoyar un modelo de desarrollo para realizar diagnósticos, identificar áreas de mejora y de optimización, que permitan evaluar los progresos y hacer los ajustes necesarios para el logro de las mejores prácticas.

Para que las organizaciones tengan éxito, es esencial que se tomen decisiones coherentes que mejoren el valor. Tomar malas decisiones constantemente disminuye el valor y hacer una combinación de buenas y malas decisiones simplemente dificultan y entorpecen los esfuerzos organizacionales. 

Hoy en día las organizaciones se han hecho conscientes que la “Gestión de sus Activos” es altamente compleja en cuanto al manejo y gestión de la información y a su vez es la fuente de grandes ventajas competitivas. Es así como el conjunto de normas ISO 55000, se convierten en la referencia obligatoria que permita a las organizaciones establecer una estrategia de implementación que apunten hacia la sostenibilidad y resiliencias del negocio, a través de la generación de valor de los activos.

Son muchas las empresas que están implementando la Gestión de Activos con intentos que están dando pocos resultados exitosos. Por eso la clave es la aplicación acertada de la gestión de activos y una propuesta de implementación no tradicional. La gestión de activos tiene que ver con ubicar a la gente correcta en el lugar correcto, en hacer las cosas correctas, en el momento correcto y por las razones correctas y para lograrlo se requiere de liderazgo.

En conclusión, la gestión de activos, bien implementada, es necesaria y fundamental para la mejorar la competitividad de nuestras organizaciones.

MAURICIO GIRALDO L.

INGENIERO EN GESTION DE ACTIVOS

ESPECIALISTA ALTA GERENCIA

 

Síguenos en Facebook, Instagram y LinkedIn para conocer más información de la industria metalmecánica y nuestra participación y aporte como empresa. También puedes encontrar información de valor en nuestra sección de noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + ocho =

Contáctenos

Carrera 54 No. 35-12 - Medellín-Colombia

(054) 444-0122

instituto@asteco.com.co

Ir a Top