herramientas

Herramientas para el pulido de moldes

por: Instituto Asteco

El trabajo del pulido en los moldes depende de muchos factores, pero existen algunos que facilitan esta actividad sustancialmente. Las herramientas de pulido y la pasta de diamantes que se utilicen son algunos ejemplos.

Cabe resaltar que estos elementos sumados a una experiencia vasta en la tarea de pulir moldes, garantizan la eficiencia y los buenos resultados en nuestro producto final.

Las pastas de diamantes aprovechan las bondadosas propiedades que tienen las formas diamantadas, su dureza y resistencia. Esto, sumado a una buena selección del tamaño de la partícula, su concentración o densidad, han sido la ayuda efectiva durante mucho tiempo en el tema de pulido, aún mas hoy.
Te puede interesar: Técnicas de pulido

Por las exigencias, el aumento de demanda y la calidad, el tema de pulido es cada vez más neurálgico en un proceso productivo. Las partículas de las pastas varían en su tamaño, lo que modifica el tipo de acabado que se pueden brindar. Estas van desde 90 micras a ¼ de pulgada, por solo acotar una variación de las mismas.

Las herramientas son otros de los componentes esenciales en los trabajos de pulido y más cuando interactuamos con materiales mecanizados por electroerosión. Estos corresponden a uno de los tipos de materiales con más cuidado y complejidad a la hora de pulir. Sin embargo, con ellos es posible obtener un acabado final excepcionalmente efectivo.

Se debe tener en cuenta que, sumado a la pasta, los materiales abrasivos que seleccionemos están supeditados al tipo de material que deseemos pulir. Pues la interacción de los granos de diamantes es diferente en las diferentes texturas de los materiales. Así, es posible que afecte la velocidad de arranque del material.

Pero no basta con la selección de la herramienta, los abrasivos y las pastas a utilizar. Se deben asegurar ciertas condiciones y seguir procedimientos de trabajo para agilizar y mejorar el producto pulido.

Entre dichas actividades y condiciones se encuentran:

Las condiciones ambientales. Si nos encontramos en ambientes muy contaminados, dicha contaminación llegará a las herramientas y perjudicará el pulido final.

Siempre debemos tener precaución con las impurezas que pueden portar nuestra indumentaria o nuestras manos. De la misma manera, es necesario limpiar de manera constante las herramientas. Así, evitaremos retrocesos por contaminación en la superficie.

En los procesos manuales, la pasta va a la herramienta. En los procesos mecánicos, va directamente a la pieza.

La presión ejercida a la herramienta depende en gran medida del tamaño de la partícula del abrasivo.

Para evitar problemas en el producto final, el pulido siempre se debe realizar en la dirección de la fibra.

Estos pasos, que son pocos para los que la experiencia nos puede brindar, sumados a la selección asertiva de nuestro material a pulir, de las herramientas de pulido y demás, son el principio fundamental para un pulido efectivo que garantice la durabilidad de nuestros moldes.

___________

Suscríbete aquí a nuestro canal de YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctenos

Carrera 54 No. 35-12 - Medellín-Colombia

(054) 444-0122

instituto@asteco.com.co

Ir a Top